Ajetro físico durante el primer trimestre.

¡Buen martes a tod@s!, empezamos la semana reincorporándome a los blogs, como algun@s ya sabreis he estado ausente unos meses debido a mi embarazo y como bien he querido plasmar en el título, a esa locura y desajuste debido a las hormonas que se produce, de forma invisible en el cuerpo de las mujeres.

Hoy quiero compartir con tod@s vosotr@s, qué cambios ocurren, qué síntomas son los más comunes, los que he tenido yo y cómo nos afecta emocionalmente a mujeres y hombres, porque la pareja también los sufre, de diferente modo pero también los sufre. Y de que manera los hemos enfrentado.

Para que no se haga excesivamente largo, voy a dividir éste tema en dos post, hoy hablaré de síntomas y las causas, cómo nos afecta y cómo lo hemos paliado. Y en otro post en ésta semana hablaré de los cambios emocionales y a nivel cognitivo en las mujeres y cómo nos afectan a nosotras y a nuestras parejas. Así que si os interesa quedaros a leerlo.

No os preocupéis a los que éste tema no os interese ya que seguiré con los temas habituales de desarrollo personal, salud y demás ;).Después de la cascada de alegría y felicidad a borbotones que te da al ver las dos rayitas o la palabra embarazada en el test de embarazo, y una vez que la euforia del momento a disminuido comienzan a sucederse las dudas, los miedos, las preguntas a la par que las típicas molestias, si no es que han aparecido antes, lo cual te han hecho ir corriendo a una farmacia a comprate un predictor.

Por una parte tienes ganas de anunciárselo al mundo y por otro surge el temor de proclamarlo y que luego haya contratiempos o incluso una pérdida del embarazo. En nuestro caso decidimos postponer las buenas nuevas hasta al menos saber que todo estaba bien y que seguía hacia adelante, ya entrados en la semana 8. Muchas parejas deciden hacerlo enseguida y otras en la semana 12 o 13 cuando ya termina el primer y temido primer trimestre.

En cuanto a la parte física tenemos la típica sintomatología que le suelen hacer a la madre sospechar, sobre todo si se anda buscando retoño, que podría estar esperando un bebé. Los más conocidos son falta del periodo menstrual, que es el más evidente, cansancio elevado, sensación nauseosa y vómitos en muchos casos, dolor agudo y tiranted en las mamas, dolores de cabeza, dolor de ovarios similar al del periodo menstrual, aumento del flujo vaginal, leve manchado rosáceo de implantación durante los días de falta, enlentecimiento de las digestiones, estreñimiento, ganas de orinar aumentada, insomnio a pesar del cansancio, olfato aumentado, aversión por algunos alimentos y deseo de otros que antes no llamaban mucho la atención, etc.

Estos son los más comunes y son debido a un aumento de la hormona progesterona que es la hormona que sostiene y hace que prosiga el embarazo para que el embrión se desarolle. Por supuesto no todos estos síntomas se dan en todas las mujeres, ni todas las mujeres sufren de todos éstos síntomas.

En mi caso lo que observé fue un cansancio de un día para otro desmesurado, sentí que el cuerpo  no me respondía y sólo me pedía descanso, incluso nada más levantarme por la mañana. Sensación nauseosa y náuseas, que afortunadamente siempre se ha quedado en sólo náusea, a todas horas del día que se me calmaba al comer sólido a partir de la semana 7 y precedida por sensación de “estómago revuelto”. Falta de apetito debido a las náuseas, asco por algunos alimentos como el brécol y el pescado y derrepente adoración por el chocolate y algunos dulces, cuando siempre he sido persona ” de salado”, vaya que los dulces nunca me han llamado la atención, hasta ahora. Las primeras semanas estreñimiento que poco a poco y a lo largo de las semanas consiguientes se fue disipando, sensación de enlentecimiento de la digestión, insomnio nocturno (aunque pienso que fue más bien por la preocupación que por otra cosa), dolores de cabeza como una especie de “resaca diaria” y un súper olfato, lo cual a veces aumentaba la sensación nauseosa. También tuve otros típicos síntomas como dolor y tensión en las mamas, aunque no exagerado, de ovarios lo cual a veces me preocupaba y aumento del flujo. También a veces palpitaciones, no lo he puesto en los síntomas generales, pero también se pueden dar, la sensación de que te late más fuerte el corazón y parece que se va a salir.

Comencé a sentir algunos síntomas, días antes de la falta y se fueron agudizando desde que me hice el test, hasta aproximadamente la semana 13, donde ya se disiparon prácticamente del todo. El cansacio y la fatiga desmesurada los noté desde antes de enterarme del embarazo hasta aproximadamente la semana 10 que empezó poco a poco a disiparse hasta desaparecer en la 13 y teniendo la sensación de recuperación de mi energía y vitalidad normal,aunque debo admitir que a las 9-10 de la noche el sueño me puede. Yo particularmente no he acusado dolores de espalda durante ésta etapa, en las lumbares ni en las caderas, pero algunas mujeres comienzan a notarlo desde el primer trismestre, una sensación “como si se abrisen las caderas” y dolor lumbar leve.  Lo que sí se nota es dolor en los ligamentos abdominales, ya que debido al efecto de las hormonas empiezan a destensarse para poder ir acompañando al crecimiento del útero.

Para terminar con la descripción, en general se suele notar sensación de hinchazón, se tienden a acumular y generar más gases de lo normal y algunas mujeres, especialemente si no es el primer embarazo el crecimiento del abdómen. En mi caso no es hasta la semana 14 que ya he empezado a notarlo semanalmente y a plantearme sobre todo por las tardes, ya que es cuando me noto que los botones empiezan a apretar, ir a hacer alguna comprita de pantalones de maternidad.

Como veis los síntomas son múltiples y variados y no a todas nos afectan por igual.

Consejos: ya sabéis que en los post de desarrollo personal, si escribo sobre alguna técnica o herramienta que a mi me haya funcionado no es con afán de “dar consejitos” porque cada uno somos de una manera y nos funcinan cosas diferentes, sin embargo en el terreno de la salud me voy a permitir la libertad de aconsejar y luego ya cada uno que haga lo que mejor se dapte a sus necesisdades. Mi consejo, como profesional de la salud y debido a mi experiencia, es que durante las primeras semanas,hay que intetar llevar todo con la mayor calma posible, el estrés intenso es muy perjudicial en todos los ámbitos y sucesos de nuestra vida y también para nuestro cuerpo, pero durante el embarazo y en las primeras semanas de éste, más aun y además por nuestra propia salud psíquica. El cuerpo es sabio y ante señales que interpreta de peligro, debido al estrés intenso, intenta sobrevivir y a veces nos puede imposibilitar un embarzo, de ahí que se recomiende calma en la búsqueda y durante la gestación.

Se que a veces es duro porque el primer trimestre es intenso, no sabemos que ocurrirá, es cuando más riesgos hay de sufrir un aborto espontáneo y nuestra montaña rusa emocional nos juega malas pasadas.

Mi consejo es esperar a los primeros días de falta a hacer un test de embarazo, hace años se aconsejaba esperar de 7 a 10 días de falta, yo sigo hoy en día aconsejando esperar este tiempo y es lo que yo he hecho( a veces da positivo antes, ya que los test hoy en día tienen una alta sensibilidad, y a los pocos días comenzamos con la menstruación y las ilusiones se nos van al traste, podemos angustiarnos y deprimirnos). Tened en cuenta que biológicamente y como el cuerpo es sabio, el 50% de las fecundaciones naturales o embarazos naturales, no llegan a buen puerto, porque la naturaleza los elimina, ya que suele ser que la célula fecundada (cigoto) no se ha dividido bien, vien con fallos genéticos del futuro embrión incompatibles con la vida etc. Así que calma e intentar mantenerse positivo, pero sin prisas. Una vez que tenemos nuestro positivo, se ha de acurdir a una primera consulta con el médico o la matrona, según el país, que nos confirmarán con pruebas de orina y/o sangre el embarazo y nos darán cita para las siguientes consultas y ecografías o ultrasonidos.

Empezar a cuidarse desde antes del embarazo( tomar ácido fólico al menos un mes antes, aunque según los estudios lo ideal son tres meses antes del intento de búsqueda para evitar riesgos, ya que el ácido fólico, previene el riesgo de la formación de espina bífida, de ahí la importanca de planificar los embarazos, entre otras cosas). Hacer ejercicio frecuente y una dieta saludable rica en frutas y verduras, evitando los alimentos procesados, las grasas saturadas y el alcohol. Y como dije antes, una vida lo más tranquila posible, la práctica del ejercicio, de la meditación y el yoga ayudan a llevar la vida mejor y a relajar la mente.

No angustiarse por los síntomas, especialmente si se nota que se tienen “pocos”, no todas las mujeres somos iguales y no quiere decir que el embarazo vaya a ir mal. Tampoco todos los embarazos en una misma mjer son iguales. Hay mujeres que no notan nada y otras que se ven obligadas a pedir una baja por no poder llevar una vida normal, ya que muestran síntomas agravados, como vómitos constantes, lo que les imposibilita el transcurrir de su vida cotidiana. Ante cualquier duda o síntomas de alarma, como sangrado rojo y/o dolor abdominal, se debe acudir a urgencias, siempre manteniendo en lo posible la calma. Muchas mujeres sangran durante el primer trimestre, otras incluso durante todo el embarazo. A veces se debe a que el útero está muy congestionado de sangre, ya que para la formación y desarrollo del embrión y posteriormente del feto, se nesita más aporte y flujo sanguíneo en ésta zona y por ello se sangra sin razón aparente. Otras veces se pude deber a hematomas uterinos, infecciones, que tendrá que valorar el médico para su posterior tratamiento. Como podeis ver no siempre tiene por que tratarse de una amenaza de aborto, aun así ante un manchado o sangrado sospechoso es importante acudir al médico. Ante todo calma, aunque sea difícil, mantenerla en ocasiones.

Sangrado de implantación, es un leve manchado rosáceo y a veces de color marrón claro (como café con leche) o algo más oscuro.  No se da en todas las mujeres ni en todos los embarazos y es mucho más ligero que una regla, ya que dura de unas horas a 2 o tres días. Ante cualquier duda se debe acudir al médico.

Si trabajas y te sientes físicamente incapaz o con dificultades para sacra tus tareas adelante, habla con tus superiores o con tus compañer@s de confianza( si aun no quieres comunicarlo a los jefes), para que te echen una mano y delega en la medida de lo posible. En algunas profesiones expuestas a riesgos radiológicos y biológicos o por el tipo de actividad, es conveniente comunicar desde las primeras semanas nuestro embarazo, para que te asignen otras tareas mas acordes con la gestación y así evitar riesgos.

Ante las náuseas y el malestar gastrointestinal, se recomienda comer más asiduamente y menos cantidad evitando darnos atracones. Las infusiones y galletas de gengibre calman mucho las náuseas y los vómitos.

Se recomienda llevar una alimentación y una vida sana, una dieta rica en vitaminas , minerales y fibra, con aquellos alimentos que toleremos, nos ayudará a parte de aportar los nutrientes adecuados para el desarrollo fetal y a nuestro cuerpo, con el estreñimiento. Huiremos del alcohol y las bebidas altas en azúcares y excitantes.

Ejercicio moderado si no nos lo contraindica nuestro médico o matrona, tal como andar durante 1 hora diaria, cardio de bajo impacto ( andar o bicicleta estática), ejercicios y clases especiales para embarazadas, así como yoga y pilates prenatal o la natación, son muy beneficiosos. Si te preocupa porque aun no has ido a consulta y te asusta seguir con tu rutina o empezar a hacer ejercicio, con andar una hora diaria será suficiente para mantenernos en forma. Nos ayuda a prevenir la formación de coágulos en la sangre y a mantener fuerte nuestro organismo y nuestro corazón para todos los cambios que van a suceder en los siguientes meses, a la par que nos mantiene energéticas. Algunos tipos de ejercicios nos ayudarán a abrir la cadera y nos prepararán física y emocionalmente para el parto, como el yoga, donde nos enseñan a respirar.

En mi caso hasta que no fui al médico a una primera consulta, dejé el yoga pero intentaba salir a caminar todos los días entre media y una hora. Una vez que me dieron el visto bueno, alterno yoga prenatal que hago en casa, hasta que me den plaza en las clases que me ofertan en mi hospital en Dublín, con paeos de una hora de duración( aproximadamente de 5 a 6 km o los 10 mil pasos que está ahora tan de moda hablar de ellos. Para ello utilizo aplicaciones del movil gratuitas y para el yoga en casa hay innumerables canales con clases prenatales, en una gran variedad de idiomas.)

Por último el ejercicio nos ayudará a mantener una postura correctay a paliar dolores , ya que debido a que el pecho crece y la espalda se va arqueando tendemos a que los hombros se caigan hacia adelante y a encorvarnos. También , como dije antes a abrir las caderas y al aumento de la elasticidad ayudad al efecto de las hormonas que relajan nuestras articulaciones. En general evitad ejercicios que produzcan caidas, impactos en el abdomen o que sometan a un sobre esfuerzo a nuestras articulaciones y corazón.

Esto ha sido todo por hoy, espero que os sirva de ayuda, os invito a comentar todo lo que queráis y teneis en la web mi correo por si teneis alguna duda. En lo sucesivo ire subiendo entradas con el resto de los trimestres de embarazo y muchas cosas más a parte de otros temas de interés.

Un abrazo muy grande ,¡ hasta la próxima entrada!

 

Eva

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *